Si algo caracteriza a Ámsterdam, además de sus canales, son sus casas flotantes. Actualmente se ubican en los canales de Ámsterdam más de 2500 viviendas flotantes. Esta curiosa forma de alojarse surgió tras la Segunda Guerra Mundial debido a la escasez de viviendas. También contribuyó a ello el hecho de que en esos años se modernizara la flota holandesa y cientos de barcos cargueros quedaran disponibles para poder ser utilizados como vivienda.

¿Es más barato vivir en una casa flotante?

Los precios de las casas flotantes son algo menores que los de las casas tradicionales pero tienen más gastos de mantenimiento. Cada tres o cuatro años los propietarios deben llevar el barco al astillero para que le hagan una revisión completa, algo que suele llevar cerca de una semana.

Aparte de los gastos de mantenimiento, los habitantes de los barcos vivienda deben pagar un alquiler por el estacionamiento del barco, unos impuestos especiales y un seguro también más caro que el de una casa normal.


No hay lugar

Actualmente los canales de Ámsterdam están completamente saturados y ya no queda espacio donde instalarse. Por lo que si quisieras instalarte tendrías que comprarte un barco que ya este en el canal.

Houseboat Museum

Para saber cómo estaba distribuido el espacio y conocer algunas de las ventajas y desventajas de vivir en una casa flotante pueden visitar este barco que se usa como museo, fue utilizado como vivienda hasta 1997.

En nuestros sitios encontraras toda la informacion necesaria para aprovechar tu viaje al maximo y hacerlo inolvidable.